Neurooftalmología

¿Qué es la neurooftalmología?

La neurooftalmología es una subespecialidad de la oftalmología que estudia aquellas enfermedades que afectan a la función y al sistema visual y que están relacionadas con el sistema nervioso. Para que exista una buena percepción visual, influyen varios factores: es necesario tener un cristalino transparente, una retina sana y una córnea clara, pero también es muy importante que estén intactos el nervio óptico y la corteza cerebral, encargada de la visión. La neurooftalmología estudia las patologías del nervio óptico y sus conexiones con el sistema nervioso central así como las enfermedades que afectan a los músculos motores oculares.

¿Cómo se cura?

En Ibo contamos con un amplio y experimentado equipo de oftalmólogos especialistas en neurolfalmología. Entre estas patologías destacan:

Patologías:

Parálisis facial

La parálisis facial ocurre ante la imposibilidad de mover uno o varios músculos de la cara debido a un síndrome que afecta al nervio facial. Esta parálisis afecta al músculo orbicular, encargado del correcto cierre de los párpados.

Tumores orbitarios

Los tumores orbitarios pueden ser malignos o benignos. Uno de sus principales síntomas es el desplazamiento del globo ocular. También pueden provocar visión doble, dolor ocular, caída del párpado o pérdida visual.

Nistagmus

El nistagmus es un movimiento rápido, involuntario y repetitivo de los ojos que suele afectar a ambos ojos por igual. Los movimientos pueden ser verticales, horizontales o rotatorios. El principal síntoma del nistagmus es la disminución de la visión, debido a que los ojos se mueven involuntariamente y no se pueden fijar bien en el objeto que miran. En algunas ocasiones, quien padece nistagmus puede tener la sensación que el entorno se mueve.
H2.- Tratamientos: En el área de neurooftalmología de IBO estamos especializados en los últimas técnicas y tratamientos para detectar, diagnosticar, curar, corregir y/o minimizar los efectos de las patologías relacionadas con el nervio óptico y el sistema nervioso. Entre los tratamientos más demandados destacan:

Biopsias orbitarias

Las biopsias orbitarias son análisis que se realizan a los tumores aparecidos en la órbita para determinar sus características, anatomía patológica para poder determinar, en base a estos resultados, el mejor tratamientos para eliminarlos.

Cirugía de la orbitopatía tiroidea

La orbitopatía tiroidea provoca que aumente el volumen de los músculos y la grasa de detrás del ojo. El exoftalmos ocurre debido a que la órbita, que es un espacio rígido, los músculos y la grasa desplazan al ojo hacia delante en busca de espacio. En todos los casos, se recomienda que el exoftalmos se trate con cirugía que consiste en abrir espacio en la órbita para que los músculos y la grasa puedan tener más espacio y los ojos puedan volver atrás. Si la visión se encuentra seriamente amenazada por la presión en la órbita es muy importante realizar la cirugía lo antes posible.

Cirugía de restauración orbitaria

La cirugía de restauración orbitaria se lleva a cabo para restaurar el volumen orbitario en los espacios que rodean el ojo. Este tipo de intervención se lleva a cabo con autoinjertos del mismo paciente.

Descompresión orbitaria

La descompresión orbitaria es la cirugía que se lleva a cabo para tratar el exoftalmos u ojos protuyentes. Con este tratamiento quirúrgico se aumenta la cavidad de la órbita, un hecho que provoca que se pueda recolocar el globo ocular reduciendo la presión en la órbita.

Enucleación

La enucleación es la extracción total del globo ocular con todas sus paredes dejando solamente los músculos que soportan al globo ocular.

Evisceración

Mediante la técnica quirúrgica de evisceración se extrae el contenido intraocular, dejando la esclera, popularmente conocido como el blanco de los ojos; la conjuntiva y los músculos. Las principales causas que obligan a practicar estas agresivas cirugías son las tumorales, infecciosas o inflamatorias graves. Con la técnica de la enucleación, se elimina el globo ocular entero y parte del nervio óptico. Solamente se conserva la conjuntiva y los músculos extraoculares. La única indicación para realizar esta técnica quirúrgica sería la existencia de un tumor intraocular.

Exenteración

La cirugía para la exenteración consiste en extraer el globo ocular, los músculos, el nervio óptico y los tejidos orbitarios, incluyendo párpados y cejas. Se trata de una agresiva cirugía indicada en tumores que ponen en peligro la vida del paciente. Se trata de una cirugía muy complicada.

Cirugía de exolftalmos

La cirugía del exoftalmos consiste en restaurar el volumen en los espacios que rodean el ojo, principalmente en los párpados. Para ello la técnica más utilizada es la de los injertos tomados del mismo paciente. La cirugía de descompresión orbitaria consiste en eliminar parte de los huesos de la órbita que rodean el globo ocular para permitir que los músculos y la grasa puedan tener más espacio y por lo tanto, el ojo pueda regresar hacia atrás.