Cirugía refractiva

Cirugía refractiva

¿Qué es?

La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas quirúrgicas que se realizan para minimizar o eliminar los defectos refractivos oculares. Es decir, problemas de visión como son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. La cirugía refractiva puede consistir en la aplicación de técnicas láser en los ojos para corregir los defectos oculares o también puede consistir en otros tipos de técnicas como el implante de lentes intraoculares en los ojos para corregir y mejorar la visión. Se aplica una u otra técnica en función de la morfología y características de cada ojo.

 

¿Cómo se curan o corrigen los problemas de refracción en los ojos?

En IBO, somos un equipo interdisciplinar que tratamos todas las patologías del ojo de forma holística. Una de las grandes especialidades de nuestro instituto es la cirugía refractiva. Tenemos profesionales especializados en las mejores y más innovadoras técnicas quirúrgicas para mejorar la visión de los ojos y permitir que nuestros pacientes se olviden para siempre de las gafas.

VENTAJAS DE OPERARSE EN IBO

Servicio Personalizado

Equipo médico experimentado

Quirófanos propios

Duración de la cirugía: xx minutos por ojo.

Ausencia laboral: xx días aproximadamente.

Anestesia: xx Local (Infiltrativa)

Visión: No afecta.

PRIMERA VISITA GRATUITA

PRUEBAS PREOPERATORIAS 50€

En IBO, la primera visita informativa para cualquiera de nuestras cirugías es gratuita. Las pruebas preoperatorias tienen un coste de 50€ que se descuenta íntegramente del precio de la cirugía.

FINANCIACIÓN 12 MESES

PAGA EN 12 MESES SIN INTERESES

IBO dispone de diversas opciones de financiación para todas sus cirugías que se adaptan a las necesidades de cada paciente.

Preguntas frecuentes

No, es una cirugía ambulante. La cirugía dura una hora para los dos párpados superiores y dos horas para los dos inferiores. Los cuatro párpados pueden durar unas 3 horas y media.

Se recomiendan 10 días de reposo. En todo caso, a las 48 horas se pueden hacer actividades sencillas.

Depende da cada paciente, de su trabajo y de cómo responde a la cirugía. En general, dos semanas de baja como mínimo.

Depende de la recuperación de cada paciente. Normalmente, a partir de las 48 horas después de la intervención ya se puede conducir.

La cirugía no afecta a la visión. El uso de gafas es recomendable para que el sol no afecte a la cicatrización. También hay pacientes que utilizan las gafas de sol por una cuestión estética.

Depende mucho de la sensibilidad de la piel de cada paciente. Normalmente, en unas dos o tres semanas desaparece casi completamente el hematoma.

No es una operación particularmente dolorosa pero sí molesta, tanto por la inflamación como por los puntos.

Depende de la actividad. A los 10 días ya se pueden hacer actividades físicas sencillas como caminar. Deportes más activos, como tenis, correr o pádel, pueden necesitar hasta un mes para ser practicados de nuevo.

Al cabo de dos semanas ya se puede nadar en el mar. En la piscina se debe esperar un mes aproximadamente, siempre en función de la cicatrización de cada paciente.

El día después de la cirugía ya se puede duchar teniendo un poco de cuidado con la zona operada.

Entre 7 y 10 días después de la cirugía se da cita al paciente para retirar los puntos y hacer una revisión de su estado. El paciente deberá aplicarse una pomada durante este tiempo y se recomienda la aplicación de gasas frías en la zona operada.

Depende mucho de la recuperación de la zona afectada. Se recomienda, en todo caso, esperar unas tres semanas para volver a maquillarse o ir a la peluquería. Tampoco se recomienda el uso de cremas faciales hasta que la recuperación de la zona afectada sea completa.

Sí, hay que continuar la aplicación de gotas a no ser que su médico prescriba lo contrario.