Cirugía ICL

Cirugía ICL – Lentes Intraoculares Fáquicas

¿Qué es?

La implantación de lentes intraoculares fáquicas o ICL es una técnica quirúrgica de última generación para corregir problemas de refracción en los ojos. Hace unos años se recomendaba esta técnica a los pacientes que no podían someterse al láser pero últimamente es cada vez más utilizada y la más recomendada para pacientes con problemas con alta miopía o hipermetropía. También se recomienda en pacientes jóvenes o con espesores corneales muy pequeños. La intervención consiste en introducir una lente de contacto intraocular flexible en el ojo, entre el iris y el cristalino. Se realiza con anestesia tópica, en gotas. En IBO, tenemos un equipo de oftalmólogos tan especializados en este tipo de intervenciones que tardan en realizarla una media de 4-5 minutos por ojo. Se trata de una operación indolora que no requiere hospitalización. El proceso es totalmente reversible. Este hecho es el que hace que cada vez sean más lo pacientes que se deciden por este tipo de intervención en lugar del láser.

Tratamientos

La intervención para implantar lentes intraoculares es una de las más demandadas por los pacientes que acuden a IBO con la intención de dejar de usar gafas y lentillas para siempre. En IBO tenemos un equipo altamente especializado en este tipo de cirugía que realizan en tan solo 4-5 minutos por ojo. La recuperación visual tras una intervención de este tipo es rapidísima.

Duración de la cirugía: 10 minutos

Ausencia laboral: Entre 1 y 2 días

Anestesia: Gotas (Tópica)

Visión: 2 días

PRIMERA VISITA GRATUITA

PRUEBAS PREOPERATORIAS 50€

En IBO, la primera visita informativa para cualquiera de nuestras cirugías es gratuita. Las pruebas preoperatorias tienen un coste de 50€ que se descuenta íntegramente del precio de la cirugía.

FINANCIACIÓN 12 MESES

PAGA EN 12 MESES SIN INTERESES

IBO dispone de diversas opciones de financiación para todas sus cirugías que se adaptan a las necesidades de cada paciente.

Preguntas frecuentes

No suele serlo. El paciente deberá llevar un ritmo de vida tranquilo unos cuantos días después de la operación pero la recuperación no es ni dolorosa ni implica un cambio radical de estilo de vida. Lo mejor es dejar de hacer actividades deportivas o de otro tipo que puedan afectar a la superficie del ojo y también evitar el uso de pantallas.

La más utilizada y común, de momento es la cirugía con láser LASIK. Con ella se pueden llegar a corregir hasta 12 dioptrías de miopía e hipermetropía y hasta 6 dioptrías de astigmatismo. Para miopías o problemas visuales con mayor graduación se suelen indicar la implantación de lentes intraoculares.

Rotundamente, no. Lo mejor es que acudas a IBO donde nuestro equipo de oftalmólogos te realizará las pruebas oportunas y, en base a ellas, determinará cual qué cirugía es la mejor para ti y para tus ojos. Mayoritariamente, en pacientes mayores de 60 años o con cataratas se suelo optar por la extracción del cristalino con implante de lente intraocular.

No es obligatorio pero sí recomendable ya que las gafas del sol protegen a los ojos no solo del deslumbramiento sino también la superficie ocular, Por ello, se recomienda salir con ellas a la calle los primeros días tras la intervención.

Mejor esperar 3 semanas tanto para maquillarse como para nadar en la piscina. Para nadar en el mar basta esperar una semana ya que las propiedades del agua del mar no presentan tantos problemas para los ojos como el cloro de las piscinas o diversos tratamientos que se puedan utilizar para depurar el agua.

No, es una operación completamente indolora tanto en el transcurso de la misma como en la fase postoperatoria.

Al día siguiente ya se pueden hacer actividades físicas sencillas si la visión está recuperada. Los deportes con riesgo de contacto han de ser practicados con protección ocular.

El día después de la cirugía ya se puede duchar.

Se hace una revisión el día después de la intervención. En función del estado de cada paciente, el médico decide cuándo debe volver a consulta. El paciente se deberá ponerse gotas durante las 3 – 4 semanas posteriores a la operación.

Se recomienda esperar unas tres semanas para volver a maquillarse, ir a la peluquería o ponerse cremas alrededor de los ojos.

Sí, hay que continuar la aplicación de gotas a no ser que su oftalmólogo prescriba lo contrario.

VENTAJAS DE OPERARSE EN IBO

Servicio Personalizado

Equipo médico experimentado

Quirófanos propios