Oftalmología pediátrica y estrabismo

El cuidado oftalmológico de los niños es muy importante porque durante los primeros años de vida se desarrolla su visión. El sistema visual en el niño es inmaduro y está en constante desarrollo hasta los 8 años.
Ningún niño es demasiado pequeño para ser visitado por un oftalmólogo pediátrico.
En el IBO desarrollamos un programa de seguimiento del proceso madurativo del sistema visual de la infancia. Estas pruebas se realizan entre los 6 y los 12 meses de vida y tienen un seguimiento en meses y años posteriores. Están dirigidos a toda la población infantil pero, especialmente, a grupos de riesgo como:

  1. Nacidos prematuros.
  2. Con antecedentes familiares de problemas oculares (estrabismo, ambliopía, miopía,…).
  3. Con una patología ocular evidente desde el primer semestre de vida.

Se trata de una prueba visual absolutamente indolora y rápida (se realiza en unos segundos). Para el bebé es como si le hiciéramos una simple fotografía, en brazos de su mamá o papá. Sin embargo, la imagen obtenida por una cámara especial nos proporcionará información de gran valor sobre su salud visual.
El objetivo de este programa o screening es detectar problemas oculares antes de que se desarrollen.  También, nos permite identificar factores de riesgo, en bebés aparentemente sanos, de desarrollar con el tiempo patologías de la visión como el estrabismo o la ambliopía (ojo vago).

Patologías que se tratan